miércoles, 28 de abril de 2010

Dirait-on

Dirait-on

Abandon entouré d'abandon,
tendresse touchant aux tandresses...
C'est ton intérieur qui sans cesse
se caresse, dirat-on;

se caresse en soi-meme,
par son propre reflet éclairé.
Ainsi tu inventes le théme
du Narcisse exaucé.


Se diría

Abandono, rodeado de abandono,
ternura que toca a las ternuras ...
Es tu interior que, se diría
se acaricia sin cesar ;

se acaricia a sí mismo,
por su propio reflejo iluminado.
Así inventas el tema
de Narciso satisfecho.




La sensación que se desprende de la obra de Morten Lauridsen (ya sea a capella o con acompañamiento de instrumentos) es una sensación de calma y tranquilidad, con cierto toque de dulzura y, sobre todo, con momentos de extrema luminosidad. Todo esto lo consigue a través de series armónicas sencillas llenas de primeras inversiones (especialmente en acordes mayores), acordes de novena que aportan un especial colorido, frases largas y delicadas, saltos de cuarta justa y acordes desplegados en las diferentes voces. Todo ello se encuentra dentro de su personal forma de componer, mitad mística y mitad romántica.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta es una bella obra que transmite una tranquilidad increíble. Pertenezco a un coro en Chile en que una de las obras que cantamos es Dirait-on de Lauridsen. Se aparta completamente de lo demás que cantamos y a todos nos gusta mucho y también a quienes nos escuchan.
Atentamente
Eduardo Schalscha F.