domingo, 27 de noviembre de 2011

Improvisación



Este vídeo recoge una improvisación que dio inicio al concierto final del curso Vox Mirabilis impartido por Marco Berrini y Sabino Manzo, organizado por mí y la Coral Amigos de la Música de Vélez-Málaga en mayo y junio de 2011.
El concierto se llevó a cabo en la Ermita de la Virgen de los Remedios de Vélez-Málaga el 19 de junio.

sábado, 26 de noviembre de 2011

El Mensaje de Gabriel

Dentro de pocas horas comenzará la época de adviento. Yo no soy especialmente religiosa, pero soy una de esas personas a las que le gusta la Navidad. Creo que en cierto modo, esta fiesta que en realidad tiene orígenes paganos, en muchas ocasiones saca lo mejor de nosotros y aunque se haya convertido en negocio de muchos, hay que reconocer que también da trabajo a otros tantos, hace que contactemos con personas que no vemos con frecuencia, que olvidemos que estamos enfadados, que ayudemos a los necesitados, que aunque sólo sea por un tiempo, intentemos ser un poquito mejores.
Al margen de las frenéticas compras y del consumismo puro y duro (cosa que por cierto yo no hago), de las lucecitas, los arbolitos, y toda clase de adornos variados; para mí, lo mejor de la Navidad es la música; porque ¿qué sería de una Navidad sin la música? Supongo que por eso, cada vez que se acerca esta época, mi corazón vuelve a agitarse como cuando tenía diez años, hace que afloren en mí los sentimientos más dulces y por supuesto, como decía Irving Berlin, el deseo de volver a recordar la infancia al llegar la blanca Navidad.



Gabriel's Message

The angel Gabriel from heaven came,
his wings as drifted snow, his eyes as flame;
"All hail," said he, "thou lowly maiden, Mary,
most highly favoured lady,"
Gloria!

"For know a blessed Mother thou shalt be,
all generations laud and honor thee,
thy Son shall be Emmanuel, by seers foretold,
most highly favoured lady,"
Gloria!

Then gentle Mary meekly bowed her head,
"To me be as it pleaseth God," she said,
"my soul shall laud and magnify His holy Name."
Most highly favoured lady,
Gloria!

Of her, Emmanuel, the Christ was born
in Bethlehem, all on a Christmas morn,
and Christian folk throughout the world will ever say
"Most highly favoured lady,"
Gloria!

Texto en inglés: Sabine Baring-Gould
Música: Arm. Edgar Pettman
Título original: Birjina gaztetto bat zegoen

Esta obra, de origen vasco y narra el misterio de la Anunciación. El texto combina la salutación Hail Mary! Con frases procedentes del Magnificat. La traducción al inglés es de Sabine Baring-Gould.

Texto Original y traducción al castellano:

Birjina gaztetto bat zegoen
Kreazale Jaonaren othoitzen,
Nuiz et'aingürü bat lehiatü
Beitzen zelütik jaitxi
Mintzatzera haren.
Aingüria sartzen, diolarik:
«Agur, graziaz zira betherik,
Jaona da zurekin, benedikatü
Zira eta haitatü Emazten gañetik».

..........................................................................................................

Estaba una Virgen jovencita
rezando al Señor Crador,
cuando apareció en su ventana
un ángel que bajó del cielo
a hablar con ella.
El ángel le dijo entrando:
"Salve María llena eres de gracia
el Señor está contigo,
bendita tú eres, elegida,
sobre todas las mujeres."

Nota: Quisiera expresar mi agradecimiento a Javier Busto por su ayuda en la edición de esta entrada.

martes, 22 de noviembre de 2011

"Hail, Bright Cecilia!", Ode for St. Cecilia's Day, Z.328 (1692)

1. [Symphony] [Introduction] - Canzona - Adagio - Canzona - Adagio - Allegro - Grave - Allegro
2. "Hail, bright Cecilia!"
3. "Hark, hark, each tree its silence breaks"
4. "Tis Nature's voice"
5. "Soul of the world"
6. "Thou tun'st this world below, the spheres above"
7. "With that sublime celestial lay"
8. "Wondrous machine!"
9. "The airy violin"
10. "In vain the am'rous flute and soft guitar"
11. "The fife, and all the harmony of war"
12. "Let these amongst themselves contest"
13. "Hail, bright Cecilia, hail to thee!"

Gabrieli Consort
Gabrieli Players
Paul McCreesh





La leyenda de Santa Cecilia:

Hacia la mitad del siglo V aparecieron unas Actas de santa Cecilia en latín. Fueron utilizadas en los prefacios de las misas del Sacramentarium Leonianum. Según este texto, Cecilia había sido una virgen de una familia senatorial romana de los Metelos, que se había convertido al cristianismo desde su infancia. Sus padres la dieron en matrimonio a un noble joven pagano, Valerius. Cuando, tras la celebración del matrimonio, la pareja se había retirado a la cámara nupcial, Cecilia dijo a Valeriano que ella había entregado su virginidad a Dios y que un ángel celosamente guardaba su cuerpo; por consiguiente, Valeriano debía tener el cuidado de no violar su virginidad. Valeriano pidió ver al ángel, después de lo cual Cecilia lo envió junto a la tercera piedra miliaria de la Vía Apia dónde debía encontrarse con el papa Urbano I.

El diálogo, según la tradición, transcurrió así:

Cecilia: Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí.
Valeriano: Muéstramelo. Si es realmente un ángel de Dios, haré lo que me pides.
Cecilia: Si crees en el Dios vivo y verdadero y recibes el agua del bautismo verás al ángel.
Valeriano obedeció y fue al encuentro de Urbano, el papa lo bautizó y Valeriano regresó como cristiano ante Cecilia. Entonces se apareció un ángel a los dos y los coronó como esposos con rosas y azucenas. Cuando Tiburcio, el hermano de Valeriano, se acercó a ellos, también fue convertido al cristianismo y a partir de entonces vivió con ellos en la misma casa, en completa pureza.
El prefecto Turcio Almaquio condenó a ambos hermanos a la muerte. El funcionario del prefecto, Máximo, fue designado para ejecutar la sentencia. Pero se convirtió al cristianismo y sufrió el martirio con los dos hermanos. Cecilia enterró sus restos en una tumba cristiana. Luego la propia Cecilia fue buscada por los funcionarios del prefecto. Fue condenada a morir ahogada en el baño de su propia casa. Como sobrevivió, la pusieron en un recipiente con agua hirviendo, pero también permaneció ilesa en el ardiente cuarto. Por eso el prefecto decidió que la decapitaran allí mismo. El ejecutor dejó caer su espada tres veces pero no pudo separar la cabeza del tronco. Huyó, dejando a la virgen bañada en su propia sangre. Cecilia vivió tres días más, dio limosnas a los pobres y dispuso que después de su muerte su casa debía dedicarse como templo. El obispo Urbano la enterró en la catacumba de Calixto, donde se sepultaban los obispos y los confesores.

El relato así no tiene valor histórico; es un romance pío, como tantos otros recopilados en los siglos V y VI. La existencia de los mencionados mártires, sin embargo, es un hecho histórico. La relación entre Cecilia y Valeriano, Tiburcio y Máximo, mencionados en las Actas, tienen quizá algún fundamento histórico.

Los historiadores creen que Valeriano y Tiburcio fueron verdaderos mártires cristianos, pero que Cecilia probablemente sea un mito. No se la menciona en ninguna de las listas hagiográficas en boga en esa época, hasta la aparición de las Actas de Santa Cecilia (aprox. 480). La basílica actual (Santa Cecilia in Trastévere) se encuentra en un sitio que a fines del siglo V era una casa doméstica, y es posible que una mujer piadosa donara su casa para que se convirtiera en una iglesia. La bella iglesia actual se encuentra cerca del puerto Ripa Grande sobre el río Tíber, donde estaba situado el gueto.

Existe una explicación del mito: cerca del sitio de la iglesia Santa Cecilia en Trastévere se encuentra el templo de la Bona Dea Restituta. Esta ‘buena diosa de la restitución [de la salud]’ era la diosa romana que curaba la ceguera. Y la palabra latina correspondiente a la ceguera es cæcitas (muy parecido a Cæcilia).

Para más información

martes, 15 de noviembre de 2011

10 temas de 10 preciosas películas



The Notebook
The Lake - Aaron Zigman

Forrest Gump
Im Forrest, Forrest Gump - Alan Silvestri

The Cider House Rules
Main titles - Rachel Portman

Chocolat
Main Titles - Rachel Portman

Romeo & Juliet
A time for us - Nino Rota

Pirates of the Caribbean
One Day - Hans Zimmer

Braveheart
James Horner

Tuck Everlasting
Theme song - William Ross

Legends of the Fall
The Ludlows - James Horner

Titanic
The Portrait - James Horner

viernes, 4 de noviembre de 2011

Tears, idle tears



Tears, idle tears
Gustav Holst
Kamerkoor Cantate Venlo
Dir.: Dion Ritten


Tears, idle tears, I know not what they mean,
Tears from the depth of some divine despair
Rise in the heart, and gather to the eyes,
In looking on the happy Autumn-fields,
And thinking of the days that are no more.

Fresh as the first beam glittering on a sail,
That brings our friends up from the underworld,
Sad as the last which reddens over one
That sinks with all we love below the verge;
So sad, so fresh, the days that are no more.

Ah, sad and strange as in dark summer dawns
The earliest pipe of half-awakened birds
To dying ears, when unto dying eyes
The casement slowly grows a glimmering square;
So sad, so strange, the days that are no more.

Dear as remembered kisses after death,
And sweet as those by hopeless fancy feigned
On lips that are for others; deep as love,
Deep as first love, and wild with all regret;
O Death in Life, the days that are no more.

Lord Tennyson